El blanco en la decoración y el mobiliario, el básico por excelencia

¿Por qué amoblar con tonos blancos? El blanco logra un efecto de mayor amplitud, en estancias pequeñas hará que parezcan tener un mayor espacio.

El blanco es un color que aporta serenidad, pureza y luminosidad a cualquier estancia, es muy apropiado en infinidad de espacios porque funciona como base para insertar elementos decorativos de todo tipo. La combinación del blanco con la madera, propia del estilo nórdico, se ha convertido en una tendencia.

El blanco en la decoración y el mobiliario, el básico por excelencia

El blanco es un color que nos gusta, nos aporta luminosidad, pureza y serenidad. Es ideal para renovar la decoración de la casa y es perfecto para todas las habitaciones del hogar. Vestir una estancia de blanco es siempre un acierto.

Paredes blancas, cortinas blancas, muebles blancos... Muchas veces vemos salones o habitaciones con muebles y decoración completamente en blanco. El blanco no solo es genial porque nos da luminosidad, sino porque funciona como base para insertar elementos decorativos que destaquen y crear una decoración atemporal. Es un color que multiplica la claridad y la sensación de amplitud, es versátil, fácil de combinar y nunca pasa de moda. Los clásicos nunca mueres y menos si están en constante renovación, adaptándose a las nuevas tendencias. En el estilo escandinavo o nórdico, el blanco es el protagonista absoluto sin duda alguna.

El básico entre los básicos.

No sólo es un color funcional para las paredes, techos o muebles, sino que lo encontramos en todo tipo de textiles y pequeños accesorios decorativos. El color blanco es, en realidad, la ausencia de color. Y es precisamente por eso que combina con cualquier color indiferentemente de su tono, desde los más claros a los más oscuros, con diferentes efectos y sin importar su acabado. Además de funcionar como una base sobre la que crear, es luminoso y permite ser mezclado con cualquier material y acabado.

El color blanco tiene connotaciones muy ligadas a la inocencia, paz, sencillez, y por supuesto, a la pureza. En la decoración de interiores, como en estilos nórdicos y escandinavos, es comúnmente utilizado este color por generar sensaciones de calma, limpieza y orden.

¿Por qué amoblar con tonos blancos? Las razones son muchas, es luminoso y agranda los espacios, además, combina con todos los colores y estilos. Cuando decoras en blanco consigues un efecto de mayor amplitud, así pues, en estancias o dormitorios pequeños hará que tengan un par de metros más. ¿Qué más se le puede pedir? Pues es atemporal, muy versátil, y todo ello lo convierten en el básico entre los básicos para cualquier decoración.

Entre otras de las cualidades del blanco, nos encontramos con que es un color frío y aséptico. En algunos hogares se busca este efecto, pero si no es el caso, tiene solución. Y, ¿cómo podemos remediar este punto negativo? Sigue leyendo.

Los contras del blanco

Parece que, con el blanco, todo son bondades. ¡Pues no todo! Bien es cierto, que la decoración en tonos blancos puede ser fría en espacios demasiados grandes o con ausencia de muebles. Para muchos diseñadores, decorar en blanco, tiene un diseño aburrido e impersonal, aunque ese problema tiene una fácil solución. El truco consiste en insertar una nota de color acompañándolo con materiales adecuados como la madera o fibras naturales para crear una estancia más acogedora. Puede ser desde un mueble, una planta o macetero, una lámpara de ratán o textiles como cojines o una simple alfombra. Existen muchos tonos de blanco entre el gris y beige que huyen del concepto total white y que nos aportan algo más de calidez al ambiente.

Una gran variedad de tonos

El gran dilema, ¿qué blanco elegir? Blanco roto, blanco marfil, blanco perla, blanco hueso, blanco tiza... Pero, ¿cuántos tipos de blanco hay? Tantos como matices. Añadir unos toques de color amarillo o marrón, lo hará más cálido, mientras que, al mezclarlo con tonalidades grises o azules, el resultado será un color frío.

Decorar con tonos cálidos, es un acierto si cuentas con una habitación con poca luz natural, por lo que estos blancos servirán de contrapunto agrandando visualmente el espacio y creando un aire acogedor. Son comúnmente utilizados en paredes, tapicería y textiles en estancias de la casa como el salón, comedor y pasillos.

Por lo contrario, los tonos fríos están indicados para conseguir una decoración contemporánea y neutralizar la excesiva luz en las habitaciones que les da mucho el sol. En la decoración de estancias comunes, los blancos fríos sirven como telón de fondo para insertar colores más llamativos, elementos decorativos u obras de arte coloridas. El blanco con toques grises es perfecto para llenar ambientes de armonía, y a pesar de tener un carácter frío, es la mejor opción para el dormitorio creando así un ambiente relajado en el que descansar.

Madera y fibras, dos materiales fundamentales en la decoración nórdica

La combinación del blanco con la madera, propia del estilo nórdico, se ha convertido en una tendencia que va más allá de los países escandinavos. La pureza del blanco encuentra en la sencillez de la madera y las fibras naturales la perfecta unión. Los materiales se encargan de aportar calidez al blanco y crean armonía con la luz que desprenden los tonos blancos. Completa la decoración con lámparas de texturas en ratán o jacinto de agua y textiles de lino o algodón en cortinas, ropa de cama, cojines y mantas en beige o colores tierra.

Decorar en color blanco es ir a lo seguro en la decoración de tu casa. Te animamos a descubrir todos nuestros muebles y complementos blancos, visitando la sección de muebles minimalistas. Podrás encontrar una amplia gama de muebles lacados en blanco, así como aparadores blancos, estanterías, mesas y sillas para el salón o comedor, cómodas y cabeceros de dormitorios, escritorios y consolas, mesas de centro, etc.

Productos relacionados

Mueble TV blanco nórdico Kamet

Mueble TV blanco nórdico Kamet

Un mesa de televisión elegante y funcional de atractivo diseño

Un mueble kit de atractivo diseño escandinavo con dos amplias puertas correderas y un amplio espacio de almacenaje en su interior.

149,30 € 129,40 €
Zapatero abatible 12 pares Tibet

Zapatero abatible 12 pares Tibet

Un mueble zapatero con dos puertas abatibles disponible en tono blanco o cambrian.

Zapatero de 25 cm de fondo con capacidad para almacenar aproximadamente 12 pares de zapatos, realizado en melamina. Una pieza muy versátil que ofrece un nada desdeñable espacio de almacenaje.

77,20 € 65,40 €
  • Blanco
  • Cambrian [pitarch]
Estantería forma escalera blanca Canadá

Estantería forma escalera blanca Canadá

Un pequeña y original pieza, ideal para colocar libros o revistas.

Una coqueta estantería de elegante diseño colonial nórdico, realizada en madera de mindi y acabada en lacado blanco mate.

232,10 € 165,80 €
Cabecero blanco madera 160 cm Canadá

Cabecero blanco madera 160 cm Canadá

Un precioso cabezal de cama que puedes combinar con cualquier color.

Brinda a tu dormitorio un elegante toque colonial nórdico con esta pieza de 160 cm de ancho realizada en madera de mindi.

269,50 € 193,50 €
Consola aparador blanco Canadá

Consola aparador blanco Canadá

Con armario acristalado, cajón y 2 estantes.

Un mueble de gran funcionalidad por su diseño y dimensiones, así como muy versátil a nivel decorativo por el color con el que ha sido acabado.

389,40 € 278,20 €
Mueble zapatero blanco puertas abatibles y cajón

Mueble zapatero blanco puertas abatibles y cajón

Aprovecha su amplio espacio para almacenar tus zapatos.

Mueble zapatero construido en madera de acacia de excelente calidad. Acabado en un precioso color blanco mate, dispone de dos puertas reclinables y un alargado cajón central.

362,80 € 259,20 €

Uso de cookies de la tienda online ohcielos.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Cerrar aviso cookies