Decoración feng shui para mejorar la energía de tu casa

Aplica el feng shui a tu decoración para disfrutar de una agradable sensación de bienestar en el hogar.

La decoración feng shui fomenta el flujo de energía positiva a través de una adecuada distribución de los muebles y objetos de la casa, así de una acertada elección y combinación de los materiales y colores de los distintos elementos de la vivienda.

El feng shui y sus doctrinas para hacer nuestra vida más favorable están cada vez más presentes en el mundo de decoración. No en vano, son ya muchos los arquitectos y decoradores que tienen en cuenta los consejos de este milenario arte oriental para hacer de cada casa un espacio más acogedor.

Según el feng shui, existe un sinfín de aspectos que pueden influir en la consecución de una mayor o menor sensación de paz y bienestar en el hogar.  Uno de los principios fundamentales de la decoración feng shui es evitar los ambientes recargados. El feng shui nos invita a desprendernos de los objetos innecesarios para disfrutar así de espacios amplios que nos permitan movernos cómodamente por el interior de la casa. Esto no significa ni mucho menos que debas deshacerte de todos los artículos de decoración, pero sí que hagas una esmerada selección tanto de estos como de los muebles presentes en cada estancia.

En cuanto al color, lo ideal es pintar cada habitación de una tonalidad diferente, procurando optar siempre por las gamas cromáticas más suaves. Especialmente en los dormitorios, es preferible aplicar colores lisos, sin estampados ni brillos que puedan entorpecer el descanso. También es recomendable contar con un buen cabecero de cama que te aísle de todo lo que haya detrás de la misma (tuberías, cables, etc.).

Tanto en el dormitorio como en el resto de la casa, inclínate siempre que puedas por muebles de madera, uno de los cinco elementos fundamentales de la decoración feng shui. En este sentido, intenta también implantar en el hogar los otros cuatro elementos: el fuego a través de velas, una chimenea o simplemente un cuadro en el que aparezca dicho elemento; la tierra en forma de algún objeto de cerámica o arcilla; el metal a través de una roca, cristal o piedra preciosa; y el agua con una fuente natural o artificial.

El salón-comedor es uno de los centros neurálgicos de toda vivienda, y como tal su feng shui cobra una especial relevancia. Separa siempre que puedas la sala de estar de la zona del comedor. Puedes ayudarte para ello de un biombo o separador de ambientes. Los sofás deben ser blandos y confortables, y estar colocados de modo que permitan ver a la/s otra/s persona/s de frente. Al fin y al cabo, la sala de estar es un espacio destinado al diálogo y la socialización. También es aconsejable instalar un espejo de gran tamaño frente a la mesa principal del comedor que refleje la imagen de toda la familia, y decorar esta con un florero o centro de mesa de forma redondeada.

De hecho, la forma de los muebles y objetos de la casa también es muy importante. Evita en la medida de lo posible los objetos afilados y las esquinas muy pronunciadas. Las formas más suaves y redondeadas son más propicias para canalizar la energía de la casa y evitar que esta se estanque.

Recuerda, por último, que para lograr los mejores resultados conviene desprenderse de actitudes rígidas, dar rienda suelta a tu creatividad y abrir la mente a las doctrinas del feng shui.

Uso de cookies de la tienda online ohcielos.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Cerrar aviso cookies